De hablar pausado y tranquilo, midiendo y pensando cada palabra para que quede claro su punto de vista, el cuál, con gran humildad, aclara permanentemente que es solo su parecer, es una viva imagen de lo que es un maestro del Taekwon-Do. En el año 2015 recibió la mayor graduación posible dentro de la international Taekwon-Do Federation, la de Grand Master IX Dan y el galardón que lo distingue en el mundo como parte de la familia del fundador del Taekwon-Do.
En su gimnasio de Monte grande, sede de la Taekwon-Do Asociación Argentina, conversamos sobre este Arte Marcial que mueve millones de seguidores en todo el mundo.

¿Qué define un Arte Marcial?
Hablar del tema Arte Marcial o artes marciales es complejo, controvertido y difícil de abordar, desde el punto de vista académico han sido poco estudiadas, hay pocas investigaciones serias llevadas adelante de manera responsable y a la hora de dar una opinión se vuelve complejo porque a mi entender, las opiniones están basadas en experiencias personales. Por lo tanto, es complejo reflexionar sobre un tema que ofrece pocas fuentes de información, no solo en enciclopedias y diccionarios, sino también en la bibliografía especializada de referencia de las diferentes Artes Marciales, entre las que además no existe un adecuado correlato, por lo tanto, vuelvo a repetir, es complejo abordar el tema de manera responsable.
Distinguiría tres procesos en las artes marciales que para mí están bien definidos, primero, el hecho que estas disciplinas nacen con el objetivo fundamental de servir como métodos de defensa y en general se desarrollan bajo un concepto nacional. Si nos remontamos a la época de los samurái ellos reconocían un solo señor y el objetivo concreto era cuidar a su daimio (soberano feudal del Japón entre los siglos X y XIX). Pero, en realidad el tema trascendía la cuestión personal, porque el daimio respondía a un conjunto de razones que tenía que ver con toda un clan, una comunidad, y un territorio. Y un conjunto de clanes obviamente representaban a una nación. Más adelante en el tiempo Jigoro Kano, con el Yudo, se impone como evolución al Jiu Jutsu practicado por los samurái, y el Yudo, sistematizado como Arte Marcial, es enseñado en las escuelas de policía del Japón y en la escuela militar de la nación y es utilizado un tiempo después como método de defensa en la I Guerra Mundial. Posteriormente llega el Karate a Tokio desde Okinawa de la mano de Gichin Funakoshi invitado por Kano.
El Karate empieza un período de expansión y se populariza durante la II Guerra Mundial. Finalmente en esta historia aparece un coreano de nombre Choi Hong Hi practicante de Karate, que toma, esencialmente del Karate, la base para desarrollar el Taekwon-Do y este es utilizado experimentalmente, primero en la guerra de Corea y luego en la de Vietnam, pero a esta altura de las circunstancias los comandos coreanos especializados utilizaban el Taekwon-Do como un método de defensa considerado brutalmente eficiente. Estas fueron las disciplinas marciales que pasaron por un proceso de ensayo y error en situaciones bélicas reales, eso es lo que para mí, diferencia un Arte Marcial de un método o sistema. Y esta obviamente es la ruta del Arte Marcial. Disciplinas que comparten esencialmente el origen, la región, como también sus culturas, filosofías, con técnicas y metodologías diferentes pero, con bases comunes.
Sistemas y métodos hay muchos, un Arte Marcial, para mí, sin hablar de los recursos técnicos, es una algo muy diferente, porque fueron sometidas a una experiencia de campo de prueba y error por un periodo de tiempo prolongado de forma real. Y en un proceso posterior fueron sistematizadas como disciplinas, esa es la diferencia entre un arte Marcial y un método o sistema. Para dar un ejemplo, el Krav Maga es un método extremadamente efectivo, pero desde mi punto de vista no es una Arte Marcial, es un método o sistema. Que no comparte origen, cultura, filosofía, metodología, en fin, hay muchos métodos o sistemas alrededor del mundo que se autodenominan Artes Marciales, pero para estar encuadrada dentro de esta denominación las disciplinas deben cumplir, desde mi punto de vista, con una serie de contenidos indispensables, que sin ellos no son un Arte Marcial.
Después viene el proceso en que estas disciplinas marciales se desarrollan internacionalmente y quedan estrechamente vinculados al campo del deporte, primero el Yudo, un tiempo después el Karate y por último el Taekwon-Do. El tercer proceso, es la relación de estas disciplinas con temas relacionados con la superación personal y al campo de la educación.

Dada la cronología de las Artes Marciales, ¿el Taekwon-Do sería la más evolucionada?
Yo considero que el Taekwon-Do no es el Arte Marcial más evolucionada sino la evolución de las artes marciales. Sería bastante largo y complejo de explicar pero si hacemos un poco de historia Japón fue el país dominante de Asia Oriental o Asia del Este, de hecho fue el Imperio del Sol, porque no solamente sometió a Corea y gran parte de Manchuria, si no que tuvo el control de todas las islas. Y desafío a todas las potencias emergentes. El punto de partida para mí son los samurái, el puente en el cambio de época y la transformación a Arte Marcial lo protagoniza el Yudo y después aparece el Karate que nace en Okinawa que era un estado independiente, pero el Karate comenzó su desarrollo desde la llegada a Tokio. Japón es el epicentro cultural del desarrollo de las Artes Marciales, si bien capitalizó de otros conceptos técnicos y culturales emergentes de otras regiones. La base técnica y la síntesis filosóficas de los samurái, se convierte en Yudo y en Karate que también venían de los samuráis de otra regiones, como Okinawa. Pienso que cuando el Karate llega a Tokio enamora a los japoneses y desplaza al Yudo de las fuerzas militares. El fundador del Taekwon-Do que practicaba Karate, toma como base el Karate en el desarrollo de un nuevo Arte Marcial para Corea, después le agrega patadas saltando, después vendrían los giros, la patada descendente y por ultimo encuentra una manera diferente de mover el cuerpo para generar poder, ahí encontró el Taekwon-Do y empieza para mí un nuevo proceso, o lo que podríamos llamar la evolución.

La tecnología, ¿limita de alguna manera el desarrollo?
Yo pienso que a partir de ahora no va haber nuevas Artes Marciales porque las guerras van hacer a mucha distancia, no cuerpo a cuerpo. Hay un cambio de paradigma en este sentido, lo que van a ir surgiendo serán nuevos métodos, pero no un Arte Marcial, porque este requiere de un método de aprendizaje al cual uno se tiene que dedicar toda la vida y actualmente está todo muy sistematizado. Hoy se aprenden 30 o 40 movimientos y con eso se desarrolla un sistema que es sencillo, fácil de aplicar y efectivo. Como método puede ser fantástico pero no tiene nada que ver con el Arte Marcial. El Taekwon-Do es para mí el último Arte Marcial.

¿De esta manera se pierde la pureza, por así decirlo, del Arte Marcial?
Hay gente que confunde la cosa y mezcla todo, practican Taekwon-Do y hacen boxeo y terminan mezclando boxeo con técnicas de Taekwon-Do, o kick o MMA. Traen ciertas modalidades a la clase de Taekwon-Do, esto es lo que hoy mal se llama creatividad, yo no soy quién para criticar ese aspecto, pero entiendo que no tiene nada de creativo, es más bien una mezcla de conceptos. No está bien desde la ortodoxia del Arte Marcial. Hay que desarrollar un Arte Marcial puro y someterse a la práctica de esa disciplina tratando de alcanzar sus objetivos y elementos de máxima efectividad a partir de la propia disciplina. La mezcla siempre tiene que ver con algo comercial, puede parecer más atractivo, que los estudiantes se diviertan más, pero siempre está basado en un concepto de tipo comercial. El Arte Marcial es para adentro, para uno mismo, no hay pavadas en una practica marcial.

¿Hay muchas variantes dentro del Taekwon-Do como, por ejemplo, en el Karate?
El Karate tiene miles de estilos porque de alguna manera nació así. El Karate viene de los samurái y ellos estaban divididos en clanes, si bien un clan no es algo familiar sino una comunidad que estaban vinculadas a grandes regiones. Cuando son abolidos los samurái y las prácticas marciales son prohibidas, transcurre un tiempo hasta que vuelven a permitirse sus prácticas a través del Yudo y el Karate, y ya no se habla de clanes sino de estructura más chicas vinculadas a lo familiar, algunas familias de samuráis empiezan a enseñar algo más parecido al Arte Marcial que tenemos hoy en día y se impone en el Karate los estilos, muy a pesar de los esfuerzos hechos por el maestro Gichin Funakoshi quien funda el Shotokan con el espíritu de mantener puro el Karate.
El Taekwon-Do en cambio nace como un estilo único y como el nuevo Arte Marcial para Corea, pero un tiempo después se divide en dos por cuestiones políticas, las diferencias son que el estilo I.T.F. está basado en el Arte Marcial y la W.T.F. en el del deportivismo. No sé cómo considerar a la W.T.F., si un arte Marcial o un deporte, entiendo que está desarrollada por muchos que son verdaderos artistas marciales, pero lo veo únicamente como un método deportivo, el Arte Marcial tiene otras implicancias, otras connotaciones y no puede ser considerado únicamente como un deporte.

Siendo una división política, ¿es posible que ambas variantes se unifiquen?
La unificación técnica de ambas es imposible porque hoy son dos cosas completamente diferentes, es como invitar a jugar al básquet a un jugador de hockey, es otra actividad. Solamente podrían tener una unión administrativa y establecer pautas de expansión y convivencia a nivel mundial.

¿Se puede entender al Taekwon-Do como una forma de vida?
Desde el inicio las Artes Marciales están relacionadas con las religiones y las corrientes filosóficas de Oriente, como son el Budismo, el Sintoísmo, el Confucionismo y el Taoísmo. En base a estas se desarrollaron las bases filosóficas de las Artes Marciales. Había que preparar a los guerreros no sólo para luchar y sobrevivir, tenían que aceptar la muerte como una condición inevitable, pienso que basado en estas ideas nace el Bushido, se convierte en el camino del guerrero, en la ética, la moral y la filosofía. Cada Arte Marcial le fue dando cierta interpretación, pero siempre basada en los mismos conceptos. Hay cuestiones muy propias del Arte Marcial, como el desarrollo del propio poder, el sacrificio por alcanzar nobles ideales, la autoestima, el respeto por los principios para tratar de ser un ser humano mejor cada dia, todo eso tiene un valor muy particular dentro del Arte Marcial, con que espíritu vamos a caminar la vida, si logramos abrasar estos valores, compartirlos y vivirlos entonces el Taekwon-Do se convierte en una forma de vida.

Entonces, ¿la práctica del Taekwondo-Do hace un gran aporte, y no sólo físico, dentro de la sociedad actual?
Hoy vivimos en medio de una confusión total y pasamos a otra historia que tiene que ver con el individualismo, una de las grandes enfermedades de la sociedad actual, y cuya ideología fundamental es: “tanto tenés, tanto valés”, “estás solo y arréglatelas como puedas”. Siempre un ser individual es más débil y una sociedad basada en el individualismo genera indiferencia, envidia, arrogancia, prepotencia, excesivo protagonismo, falta de encuentro y de vínculos. Poder pensar en un ser colectivo es una fortaleza. Los alumnos llegan al Taekwondo-Do colmados de expectativas y diferentes intenciones. Con el paso del tiempo y en la relación de aprendizaje que conforman enseñante/instructor y practicante, se irá dando un misterioso fenómeno de transformación, incorporando normas, principios, valores y conductas con el fin de mejorar su calidad de vida. Practicar un Arte Marcial produce cierto alivio, porque uno tiene un camino trazado, cuando uno va a entrenar se encuentra con un grupo de personas que se encaminan en el mismo sentido y todos visten de la misma manera, lo que promueve un criterio de igualdad, uno se encuentra con un profesor que te va a ir enseñando a través de diferentes pasos, que te va a guiar y que tiene ciertas características que están muy bien definidas, en su manera de caminar, hablar, expresarse, la manera de tratarte, parece que sabe cómo va la cosa, de que va la vida, uno ahí aprende que en las artes marciales no hay diferencias sociales de ningún tipo, la diferencia la hace la calidad y la cantidad de práctica. El Taekwon-Do es práctica por encima de todas las cosas.

¿Qué valores transmite el Taekwon-Do?
Cuando la gente vivía en pueblos pequeños, cada uno tenía su identidad: era “el hijo de alguien”, el que luego iba a seguir la figura de su padre, abuelo o de algún personaje del pueblo. Esta sensación de pertenencia desapareció con la expansión de las grandes ciudades. Esta identidad, este ser conocido por otros, de tener algún camino trazado de acuerdo con la historia familiar, fue desapareciendo. Hoy vivimos frente al permanente desafío de edificar nuestra propia identidad e historia, hacer nuestro propio camino, en medio de una sociedad que se transforma convulsivamente. Asistimos al desarrollo vertiginoso de un mundo poblado de incertidumbres y el Taekwon-Do, como todas las artes marciales, son una respuesta en muchos sentidos a esta permanente confusión. Los practicantes irán entrenando una serie de técnicas para aprender a defenderse. Las mismas están diseñadas para promover el desarrollo del poder y alcanzar el máximo de efectividad, sumadas a una serie de principios ideológicos, tácticos y estratégicos. Pero junto con esto, el arte Marcial señalará un camino donde algunas cosas son importantes y otras no. La actitud de estar aprendiendo es una de ellas. No solo abrirá su conocimiento a esos ejercicios, a esa técnica, sino que entrenará el placer por aprender. Ese aprendizaje es tanto del Taekwon-Do como de sí mismo y del mundo en el que está viviendo.

¿Cómo fue el gran crecimiento que tuvo el Taekwon-Do?
Antes era para adultos solamente, luego se incorporaron los chicos, después las mujeres y hoy asistimos a tres procesos muy importantes, la incorporación del Taekwon-Do como actividad educativa, la incorporación de la tercera edad y al proceso donde chicos con capacidades especiales son incorporados a la práctica de Taekwon-Do adaptado, porque creemos que las Artes Marciales tienen un gran valor para los chicos con esas dificultades.

¿Cómo desarrollan esta actividad?
Primero integrándose en una clase especial para ellos y luego, de a poco, a medida que vayan desarrollando algunos conceptos, los incorporaremos a la clase general. Hemos desarrollado también todo un sistema deportivo de Taekwon-Do adaptado.
Se está desarrollando en la Argentina en la Taekwon-Do Asociación Argentina como pionera en ese campo, en la Federación Argentina y también a nivel mundial simultáneamente. Este año haremos la primera competencia internacional en Brighton, Inglaterra, del 25 al 31 de julio.

Para ir cerrando, ¿podríamos decir que el Taekwon-Do fortalece y desarrolla áreas personales?
El Arte Marcial fortalece el sentimiento del propio poder y la autoestima, no solo porque aprendemos a pelear sino porque aprendes a llegar, a alcanzar objetivos. Los objetivos dentro del Arte Marcial están a la vista, alcanzar las diferentes graduaciones, aprender a competir, llegar al Cinturón Negro, está muy claro cuál es el camino. Un sentimiento fuerte del propio poder va de la mando de poder alcanzar resultados y el Arte Marcial es básicamente eso, un camino claro a partir del cual uno va aprendiendo a concretar sus objetivos. El Arte Marcial es para todos. Pero, tenes que enamorarte del Arte Marcial para someterte a una práctica dura, espartana, rigurosa, ser Cinturón Negro implica haber atravesado un período de práctica muy rigurosa, es haber alcanzado una cima, es “saber” que uno puede, que en uno están los recursos para resolver lo que va llegando a nuestra vida.
Es muy difícil que experiencias fuertes en un ámbito no se trasladen a las otras áreas de nuestra vida. Hay una transferencia natural de todos los aspectos negativos y positivos.
El Taekwon-Do es una experiencia de vida fascinante y las personas deberían en algún momento de sus vidas experimentar lo que se siente en una práctica marcial, es arte, cultura, educación en todo el sentido, es uno, uno mismo y todo. Es práctica por encima de todas las cosas.


Más información:

www.taa-itf.com