La Bodega del Fin del Mundo es el desarrollador más importante de vinos de alta gama de la Patagonia ubicada en San Patricio del Chañar, Neuquén, en la Patagonia Argentina.
En el año 1996 inicia el desarrollo de esta zona, luchando contra el duro desierto patagónico y un problema vital en esa zona, la falta de sistemas de riego tradicional. La clave del desarrollo fue la aplicación tecnológica de vanguardia que acercó el agua del Río Neuquén hasta los viñedos para convertirlos en productores de uvas de gran calidad, ideales para la elaboración de vinos de alta gama. En estas condiciones es indispensable una irrigación adecuada para la supervivencia de los cultivos por lo que se construyó un canal de 20 km. de largo para encauzar el agua hacia el campo. También se construyeron 7 plantas de bombeo a lo largo del canal y plantas de filtrado en cada chacra. Se utiliza riego localizado, computarizado y automatizado de alta frecuencia y se construyeron cortinas naturales que protegen del viento predominante en la región para optimizar el rendimiento del agua.
La estrategia de esta bodega pionera en la zona de San Patricio del Chañar la convirtió en el mayor productor de vinos de alta calidad en la región elaborando, por ejemplo, 250.000 botellas de Extra Brut mediante el método tradicional.
Cuenta con un laboratorio con tecnología de punta aplicada a todos los procesos de producción y un sector aséptico de embotellado dentro de una estructura adaptada de acuerdo a normas internacionales de calidad.
La bodega ya cuenta con más de 200 tanques de acero inoxidable, 104 piletas de hormigón, 2200 barricas de roble y 4 cubas de roble francés de 6000 litros cada una.

LOS VIÑEDOS DEL FIN DEL MUNDO

El Licenciado Marcelo Miras es el gerente de Enología y cuenta con el asesoramiento del prestigioso enólogo francés Michel Rolland.
Sólo plantan uvas internacionalmente reconocidas para la elaboración de vinos Premium. Las 870 hectáreas de viñedos en el ambiente patagónico, naturalmente sano y sobre suelos arenosos y pedregosos permiten producir una gran variedad de uvas tintas y blancas, entre las que se destacan: Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Pinot Noir, Tannat, Cabernet Franc y Syrah entre las primeras, y Sauvignon Blanc, Chardonnay, Semillón y Viognier entre las últimas. Los viñedos, plantados a partir de 1999, son conducidos en espaldera baja con cordón bilateral en alta densidad.
Estos vinos poseen una gran estructura, color intenso, taninos dulces, concentración de aromas frutados y un excelente balance entre alcohol y acidez. todas las líneas de vinos son elaboradas siguiendo un estricto control de calidad en cada uno de los pasos y buscando la excelencia del producto. Varios de sus vinos han sido galardonados con importantes premios.

VENDIMIA

La cosecha de las chacras destinadas a vinos premium se realiza de forma manual y se extiende de principios de febrero hasta fines de abril o principios de mayo según el año.
Los racimos se trasladan a la bodega en bandejas que pueden contener hasta 17 kg. aproximadamente, con el objeto de que lleguen a la selección es estado óptimo.
La uva es recibida en el playón de vendimia y, para vinos Premium, atraviesa una doble cinta de selección, con el objetivo de maximizar la calidad.

TURISMO EN LA BODEGA

La bodega ofrece visitas guiadas donde recorren diferentes ámbitos mientras se explica paso a paso el proceso y los métodos de elaboración de los vinos. durante la vendimia los visitantes pueden recorrer los viñedos, recibir una charla instructiva, cosechar sus propios racimos y degustar los mejores vinos de la Patagonia.
Durante los meses de julio y agosto se puede participar de la poda anual que prepara los viñedos para la próxima cosecha.


Más información:

www.bodegadelfindelmundo.com