La capital mendocina es un buen punto de partida para conocer diversas propuestas turísticas como los caminos del vino, la alta montaña, la nieve y sus actividades, el turismo rural y los circuitos sanmartinianos, que invitan a disfrutar la naturaleza mendocina.

Con historia de diversas culturas aborígenes, e influencias de otras tribus, inclusive del Imperio Inca en la zona norte, no fue sino hasta el 2 de marzo de 1561 que se hizo el primer asentamiento poblacional en el valle de Huentota por el capitán Pedro del Castillo que fundó la ciudad de "Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja" luego transformada en la capital provincial, dándole el nombre del gobernador de Chile, García Hurtado de Mendoza.

El devastador terremoto de 1861 dejó en completas ruinas esta población, levantándose más tarde la nueva ciudad al oeste de aquella, junto al Pedemonte, quedando como eje divisor de ambas la actual avenida San Martín con vastas arboledas de añosos ejemplares regadas por una red de acequias centenarias.

Para conocer más detalle de su historia la ciudad cuenta con varios museos entre los que podemos destacar al Museo del Área Fundacional (MAF); un museo arqueológico "de sitio e interpretación", único en su tipo en la ciudad.

 

Cerro de la Gloria

Aquí se encuentra el monumento en homenaje al General San Martín y al Ejército de Los Andes, obra del escultor uruguayo Juan Manuel Ferrari (1874-1916).

El cerro anteriormente se llamaba Cerro del Pilar y en 1913, con el inicio de las obras, se lo cambia por Cerro de la Gloria. Ferrari buscaba un lugar donde erigir el monumento que tuviera vistas a la Cordillera con el fin de realzar el símbolo de la epopeya a modo de cúspide. Fue asesorado por diversas personalidades, entre ellas el Perito Francisco P. Moreno, miembro de la Comisión Nacional formada para erigir el monumento.

Está ubicado exactamente a 1.000 msnm y fue inaugurado el 12 de febrero de 1914. La base está realizada en piedra traída de la cordillera. Al frente, y separado de éste cuerpo, se halla la figura a caballo de San Martín. Detrás aparece un grupo de granaderos a caballo, 6 de cada lado simbolizando la partida del Ejército (caballos erguidos) y la llegada (caballos cansados). Son 6 de cada lado porque fueron 6 los pasos que el Ejército utilizó para cruzar la cordillera de Los Andes. Alrededor del pedestal hay tres frisos que representan las principales escenas de la preparación del cruce de la cordillera.

 

PUENTE DEL INCA

Aparte de visitar viñedos y olivares, hacer la ruta al Cristo Redentor es prácticamente obligatorio. Recorriendo la ruta 7, acompañando al río Mendoza, con imponentes paisajes de gigantescas montañas vamos acercándonos al Cerro Aconcagua con sus 6.962 msnm. La ruta ingresa varias veces en túneles horadados en la roca mientras asciende en un sinnúmero de curvas. Junto al camino puede observarse el viejo trazado del ferrocarril Trasandino de trocha angosta, hoy abandonado.

Tres kilómetros antes de llegar al Parque Aconcagua se encuentra el Puente del Inca, a 2.719 msnm. Esta formación natural de puente en forma de arco, junto a las aguas termales, eran ya conocidas desde la era precolombina por quienes habitaban el imperio incaico; muchas exploradores, viajeros y estudiosos, entre ellos Charles Darwin, dedicaron extensos textos sobre este paisaje. Atravesada por el torrentoso río Cuevas, afluente del río Mendoza, posee un particular color óxido por los minerales y costras algáceas que la componen y le dan un aspecto irreal. Se puede observar los restos de los baños termales que existían junto al hotel, desaparecido por un alud en 1965, los que eran muy frecuentados por sus propiedades terapéuticas. La antigua capilla aún se mantiene en pié pero no puede visitarse ya que el puente fue cerrado al público en 2005 al hacerse un estudio que determinó severos deterioros de la estructura del monumento por las alteraciones que hizo el hombre en este delicado equilibrio natural. Por este puente pasaron las fuerzas del Coronel Las Heras y la maestranza a cargo del Capital Fray Luis Beltrán.

 

VILLAVICENCIO

La reserva natural de Villavicencio, con una superficie de 67.000 hectáreas, es una de las quebradas más pintorescas de la precordillera que además deslumbra por su famoso hotel de estilo normando, hoy lamentablemente cerrado, que está enclavado en la montaña y todos conocemos desde chicos por la etiqueta del agua mineral.

Una interesante opción para volver a Mendoza en seguir por esa ruta, por el camino de alta montaña, hasta Uspallata y de ahí seguir hacia Mendoza por la ruta 7. Un recorrido donde se asciende a bastante altura desde donde se ven paisajes impactantes, y desde Uspallata a Mendoza se recorre un camino espectacular rodeado por los Andes.

 

VALLE DEL UCO

El Valle del Uco, a unos 80 km de la ciudad de Mendoza, brinda una muy buena alternativa para los amantes de la naturaleza y de los excelentes vinos de altura que allí se producen. (Ver la nota de la sección Bodegas)

Flanqueado por los Andes al oeste y el Desierto de la Huayquerías nacen las fincas y los poblados. Con los nuevos caminos se puede encontrar muchos lugares con historias de la cultura regional junto a nuevos emprendimientos los que conviven en este generoso valle.

A pocos kilómetros del pueblo de Tupungato, los amantes del golf puede disfrutar de una increíble cancha en medio del desierto y los viñedos en Tupungato Wineyards, algo realmente fuera de lo común.

El Monasterio de Cristo Orante, a 11 km de la ciudad fue creado el 1996 por una comunidad de monjes para retiros espirituales y oración. No está abierto al público pero puede visitarse la capilla al pié de la montaña donde está el monasterio.

Es muy interesante volver por la ruta 86 desde Tupungato hasta el Dique Potrerillos disfrutando de hermosos paisajes y accediendo a la Quebrada del Cóndor que constituye en punto de observación ideal de los reyes de las alturas que dan el nombre a este paraje.

 

CIUDAD DE MENDOZA

Mendoza es el centro vitivinícola de Sudamérica, reconocida como Capital Mundial del Vino, y como tal produce y exporta vino a numerosos países, fundamentalmente su variedad distintiva, el Malbec. Más de 100 bodegas esperan al turista para ofrecerles sus conocimientos y productos.

De las muchas plaza que hay en la ciudad, todas muy bien conservadas, la plaza España en una de las más interesantes por sus elaborados azulejos que decoran desde sus pisos hasta los grandes murales.

EL Pasaje San Martín, construido por Escorihuela Gascón en 1926, es uno de los lugares de la ciudad que merece ser visitado para admirar los vitrales del techo de un colorido sorprendente.

Los interesados en obras en vidrio pueden ver una vasta cantidad de artículos en ese material en el local de R Cristal, desde copas para todo tipo de vinos hasta obras de decoración de grandes dimensiones.


Más información:

www.mendoza.gov.ar

www.facebook.com/viajaportupais/

www.rcristal.com.ar

www.sheraton.com/mendoza