Durante una visita a su taller, aprovechando a ver gran cantidad de sus obras y algunos cuantos premios, Mercedes nos cuenta un poco acerca de su singular historia de criar 8 hijos varones y dedicarse a la pintura.

 

Contanos sobre algunas cosas que te marcaron y se dejan traslucir en tu obra…

Soy la segunda de siete hermanos y en mi casa aprendí el respeto, la perseverancia y la cultura del hacer y por sobre todo a compartir.

Cursé mis estudios primarios y secundarios en Colegio de Hermanas Alemanas Nuestra Señora de Luján de Adrogué. Allí me inculcaron los valores del servicio y la austeridad, y el amor a la libertad. En CONSUDEC estudié "Dibujo y Pintura" donde tuve invalorables profesores como Guillermo Buitrago y Walter Gavito.

Durante diez años fui profesora en el Colegio Lasalle, "La de Plástica". Luego tuve la suerte de acompañar a mi esposo, Eduardo Tanco, viajando y viviendo en diferentes lugares, en donde recorrí museos, galerías observando las vanguardias y descubriendo las tendencias. No dejaba descansar mi asombro.

 

¿Cómo son los pasos en tu obra?

Solo plasmo emociones...

Busco maderas chapas y papeles, armo una base y la sello para no perder su textura ni su color que solo el tiempo y la intemperie les dio para que tengan "otra oportunidad".

Cuando la base esta preparada pongo líneas y color armando formas, claros y oscuros. Y así aparecen los cuencos, los bosques y las ropas blancas colgadas.

Además de los críticos profesionales, tengo entendido que tenés otros críticos muy agudos….

Si, ocho hijos varones. Cuando considero "¿obra terminadas? !!" la expongo en la entrada de casa y a medida que van llegando escucho sus comentarios… Veo sus caras y sus gestos. Esto es una infinita ventaja que tengo.

 

¿Luego cambias mucho?

Lo estructural y esencial no; pero aquello que sea para facilitar el recorrido y lectura de la obra si.

 

Sé que a todos mandas a pintar… ¿Te gusta enseñar?

Soló enseño a observar luego muestro las herramientas y lo demás sale de adentro. Todos tenemos emociones, es sólo elegir este medio para expresarlas. 


Contanos la anécdota de tu primer premio…

Sábado al medio día, todos sentados a la mesa luego de sus deportes. Suena el teléfono y con fuente en mano camino a la mesa atiendo, preguntan por mi y me dicen te otorgaron el Primer Premio de Pintura... Fermín Fèvre integraba el jurado. Sólo me pude reír. Son esas situaciones que nunca te olvidas. Cuando llegue a la mesa les dije no cualquier mano les esta sirviendo su comida. Todos se reían…

 

Más información:

www.mercedestanco.com.ar