Ubicada en la costa norte del Río de la Plata, Colonia fue fundada en 1680 por el almirante portugués Manuel Lobo, por entonces gobernador de Río de Janeiro.

Posee una historia de continuas disputas entre los reinos de Portugal y España por la supremacía en estos territorios hasta la Declaratoria de Independencia en 1825. Asedios, combates y diferentes tratados durante un siglo entre estas potencias de esa época dejaron una variedad de estilos arquitectónicos en el que conviven edificaciones de estilo colonial portugués y viviendas de porte español, que hoy pueden admirarse recorriendo las pintorescas calles del Barrio Histórico. Esta historia, con el legado de arquitectura centenaria, hizo que en 1995 fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Al acercarse navegando el Río de la Plata, se ve un pueblo de pocos y bajos edificios comparado con Buenos Aires a nuestras espaldas que recorta el horizonte con sus rascacielos claramente visibles aún desde esta distancia.

El Barrio Histórico, con sus calles estrechas y empedradas, muchas de ellas con los empedrados originales, y sus pintorescas construcciones permite imaginar toda la historia que atesora. Uno puede permitir perderse entre las calles de este barrio muy seguro y de una tranquilidad única.

Llama la atención lo cuidado y limpio que está todo, pese a no tener casi restricciones a la circulación, el Barrio Histórico puede ser recorrido en auto sin embotellamientos ni complicaciones.

La ciudad puede ser recorrida en auto, carros de golf, bicicletas o directamente a pié; todas son opciones válidas y que no defraudan. También disponen del Bus Turístico que recorre toda la ciudad y los alrededores. Para saber en profundidad la historia y detalles de los diferentes lugares de Colonia, es recomendable contratar los servicios de los guías turísticos.

Los museos fueron inteligentemente organizados dentro de antiguas casonas que suman a lo expuesto en su interior, como en el caso del Museo Portugués, el Municipal, el Indígena, el del Azulejo y el Museo Español.

Para recorrer el Barrio Histórico bien puede comenzarse por la "Puerta de la Ciudadela" junto a las oficinas de Turismo. Inaugurada en el año 1745 bajo la gobernación del portugués Vasconcellos frente a la actual plaza de 1811, poseía un escudo original de piedra el que puede verse en el Museo Portugués. La Basílica del Santísimo Sacramento o Iglesia Matriz es la más antigua de Uruguay. Data del año 1680 y fue fundada en un modesto rancho y no fue hasta fines de siglo que estuvo conformada en mampostería. Esta tuvo que ser reconstruida entre 1957 y 1995 conservando la concepción original de una sola nave, muros de piedra portugueses y de ladrillo, con la fachada y sus cúpulas azulejadas.

A pocos metros de la basílica fue construído el faro, de 26 mts. de altura. Se construyó a partir de 1845 sobre los cimientos del convento de San Francisco Javier, pero las obras fueron interrumpidas por el ataque a la ciudad de la flota de Garibaldi durante la Guerra Grande. En la década de 1850 la Sociedad Porvenir de la Colonia lo finaliza con aportes del gobierno quien en 1976 lo declara Monumento Histórico Nacional.

Un conjunto de muros, jambas, arcos de piedra, y pavimentos, conforman distintos espacios de las construcciones que ocupan la esquina de la calle Del Comercio y De las Misiones de los Tapes y es llamada La casa del Virrey. Lo misterioso de su nombre es que en Colonia no había virrey.

Sus pintorescas calles, las construcciones coloniales, con sus típicos faroles, y la tranquilidad que se respira dan una magia especial a los atardeceres sobre el Río de la Plata que es obligado a esa hora ir hacia la rambla o al Puerto de Yates para admirar increíbles puestas de sol.

El puerto de yates tiene una particular belleza, con vista a las agrestes playas de mansas aguas y al Río de la Plata. También es el destino de las más importantes regatas del Río de la Plata. Tiene una capacidad para 160 embarcaciones pero a menudo es desbordado por los veleros que arriban.

Con pintorescos bares y restaurantes con sus mesas en la calle ofrece una gran variedad de estilo de comidas, pero el clásico "chivito uruguayo" fue nuestro principal interés. Uno de los mejores chivitos se puede disfrutar, entro otros platos, en "El Drugstore" frente a la Basílica del Santísimo Sacramento en Portugal y Vasconcellos. Con suerte se puede encontrara su dueño, el artista plástico Billy Azulay, y charlar en la mesa tanto de arte, comida, o de autos, ya que es amante de los modelos clásicos. Artista plástico desde hace años, nos comenta que puso el restaurante por su pasión por la cocina y también como excusa para exponer sus obras. Frente al bar está la galería con exposición permanente.

A unos 5 kilómetros del centro de Colonia se encuentra el barrio Real de San Carlos, antiguo bastión militar español, nombrado así en honor del monarca Carlos III. También está la iglesia de San Benito, con la imagen del santo negro y se completa con el emprendimiento del empresario naviero Nicolás Mihanovich que a principios del siglo XX creó un centro turístico con los gustos de la época, muelle, hotel, casino, usina eléctrica y la imponente Plaza de Toros. Esta comenzó a funcionar en enero de 1910 con las clásicas corridas de toros las que fueron prohibidas en 1912. Actualmente se puede admirar esta magnífica construcción detrás de un vallado de protección por el riesgo de derrumbes. Frente a ella, un interesante Museo Ferroviario permite recorrer la historia de este transporte con la Estación, la Casilla de Señales y el Galpón que han sido construidos como copia fiel de construcciones ferroviarias originales. Los vagones y coches son Monumentos Históricos del Patrimonio Ferroviario Uruguayo y fueron restaurados a su estado original.

Para los apasionados del golf tienen la cancha, de par 72, del Sheraton Colonia Golf & Spa Resort, una cancha singular con un paisaje agreste, dificultades medias y lagunas alimentadas por las aguas del río. Para una cocina gourmet, la Cava Real del Sheraton Colonia es el lugar ideal. Posee una menú de exquisitos platos y una cava atemperada especialmente para la guarda de más de 100 etiquetas de excelentes vinos donde se pueden disfrutar degustando un fantástico jamón serrano español y excelentes embutidos y quesos de la zona (algunos de los platos característicos de la zona los comentamos en el apartado de esta nota). La mayoría de las verduras y especias aromáticas son cultivadas en la propia huerta que posee el hotel garantizando su frescura.

En Colonia muchas comunidades conviven en paz y armonía, se percibe una atmósfera de paz y tranquilidad junto a su gente, muy cálida y cordial, que hace que uno pueda desenchufarse por unos días en una ciudad que puede disfrutarse en cualquier época del año.